jose maria garzon y replanteamiento agenda

jose maria garzon
jose maria garzon y la huelga
26 abril, 2017
jose maria garzon
jose maria garzon carta despido
30 abril, 2017
jose maria garzon

jose maria garzon

Replanteamiento de la agenda sobre la marcha

 

En la entrada de hoy en el despacho del abogado José María Garzón queremos hacer un reflexión sobre los tiempos de trabajo en un despacho de abogados.

 

El viernes que en principio era un día de lo más tranquilo en el despacho del abogado José María Garzón Flores, y después de una semana de vorágine se nos tornó de los días más complicados de prestación de servicios en un despacho de abogados.

 

No eran las diez de la mañana y el único juicio para el que estábamos llamados había sido suspendido y nos habían avisado con mucha anterioridad, anterioridad con la que nosotros habíamos trasladado al cliente dicha eventualidad.

 

El motivo de la suspensión no era otro que ese día el Juzgado se encontraba de guardia. Para aquellos que no son muy duchos en estas lides existen Juzgados que comparten la instrucción de asuntos civiles y penales en el mismo Juzgado, son los llamados Juzgados de Primera Instancia e Instrucción. Por regla general, en la Comunidad de Madrid, son los de los pueblos cercanos a Madrid puesto que en Madrid ya no existen Juzgados que lleven ambos asuntos.

 

Bien, pues recibimos una llamada de la Secretaria del Juzgado, hoy letrada de la Administración de Justicia advirtiéndonos que al haber sido un día muy tranquilo o mejor dicho una noche, al no haber casi detenciones, la Jueza ha decidido retomar los asuntos programados para ese día y celebrar cuantos juicios venían señalados y para lo que nos avisó a las partes para que localizáramos a los clientes y acudiéramos a la mayor brevedad posible. Imaginaos la locura que dicha acción desencadenó, suspensión de citas, marcharse uno de los compañeros a celebrar, localizar al cliente, con el correspondiente cabreo del mismo que tuvo que pedir permiso en la oficina para salir a toda pastilla.

 

Como decíamos en el post anterior el cliente tuvo que pedir permiso en la oficina pero como no disponía de señalamiento tuvimos más que un problema que finalmente se solucionó al hablar el director del despacho del abogado José María Garzón con el Jefe del cliente, con el compromiso personal de justificar la ausencia con el correspondiente Justificante de la Letrada de la Administración de Justicia que habría de ser presentado ese mismo día a la vuelta del juicio, so advertencia de la imposición de una falta muy grave a nuestro cliente que a la vez era trabajador de la empresa.

 

A eso había que añadir la justificación sobre la marcha a todos aquellos clientes que habían sido citados para ser atendidos en las oficinas del despacho del abogado José María Garzón, que conllevaron unas no pocas protestas. Algunas que no podían ser cambiadas hubieron de ser reestructuradas y atendidas por un abogado diferente para el que estaba asignadas lo que nos conllevaba otro cierto disgusto por el cliente y una sobreesfuerzo por estudiarnos el caso con premura en el caso de que no lo hubiéramos hecho con anterioridad.

 

A ese maremágnum hubimos de añadirle que existía la preparación de algunos de los juicios de la semana siguiente en la correspondiente exposición conjunta que hacemos los viernes antes del fin de semana en el despacho del abogado José María Garzón Flores.

 

La pobre oficial que atiende al teléfono y sienta a las visitas tuvo que hacer su trabajo con un doble esfuerzo de simpatía pues los clientes no entendían los hechos hasta que no fueron explicados.

 

Y yo me pregunto ¿valoran los demás que su tiempo es tan valioso como el de los demás? Y por otro lado ¿valoran la imagen que de la justicia se lleva el ciudadano o les da realmente igual?

 

Jose maria garzon

abogado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *