jose maria garzon y la publicidad

jose maria garzon
jose maria garzon y los recursos ordinarios comunes
2 enero, 2017
jose maria garzon
jose maria garzon y la mediación penal
6 enero, 2017
jose maria garzon

jose maria garzon

Hoy desde el despacho de jose maria garzon os queremos hablar de lo importante que es la confianza del cliente en cualquier tipo de negocio.  Los expertos en marketing lo saben y no se cansan de repetirlo. Un cliente satisfecho traerá de media a lo largo de la vida de nuestro negocio otros diez clientes más. Por ello es importante satisfacer y saber medir ese grado de satisfacción del cliente.

 

¿Cuál es el gasto o inversión que desde un despacho de abogados se hacen en campañas de publicidad de cualquier tipo?. Ahora que estamos en fechas navideñas un sinfín de grupos económicos se agolpan en nuestras empresas  buscando la inserción de publicidad en sus respectivas acciones comerciales. Tanto si hablamos de las revistas de la policía como de la indumentaria del equipo de fútbol del barrio o la inserción de un anuncio en la galería comercial de la esquina o como no de la inserción de un anuncio en cualquier radio o televisión todas estas acciones tienen un impacto económico. Muchos clientes del despacho de abogados de Jose Maria Garzon lo avalan.

 

Pero todas las acciones que hemos determinado anteriormente van encaminadas a la obtención de un cliente nuevo, un target potencial o cliente posible que podamos captar para nuestro negocio. ¿Pero cuantos se afanan en contar con el que ya tenemos se encuentre a gusto?. Obviamente todo el mundo lo da por hecho porque entiende que la excelencia forma parte de su forma de trabajar. Pero esa afirmación por el simple hecho de decirla no se convierte en realidad.

 

Os pondré un ejemplo surgido en el despacho de abogados de jose maria garzon: la semana pasada me encontraba en uno de esos extraños viajes que se hacen por trabajo pero que se comparten con tiempo de placer. Acudí junto una compañera a la bocana de un puerto a un restaurante que acababan de abrir recientemente a tomar un refresco a la espera de vernos con el cliente. El restaurante no podía ser más bonito: un gastro bar forrado en madera y con un estilazo increíble. El camarero nos sirvió rápido. Fue a otra mesa con un aperitivo para los refrescos que habían pedido, lo que suscitó mi curiosidad, ¿por qué a unos les ponen aperitivos y a otros no?. Le pregunté de pasada que si no ponían aperitivo con el refresco tan acostumbrados que estábamos a ello en el resto de la península. Sólo llegué a acusar un sonido gutural que no se si significaba ahora te lo pongo o déjame en paz. En fin, casi al acabar nuestra bebida se acercó el camarero y nos puso un triste aperitivo. Resumen, el sitio impecable, la bebida igual que en cualquier sitio pero dicho incidente del aperitivo hizo que nada del gasto en marketing hubiera merecido la pena. ¿Entendéis el mensaje?

 

jose maria garzon

Inicio

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *