jose maria garzon reivindicación

jose maria garzon
jose maria garzon abogado
13 marzo, 2017
jose maria garzon
jose maria garzon consulta
17 marzo, 2017
jose maria garzon

jose maria garzon

Esta semana en el despacho del abogado José María Garzón hemos obtenido un resultado positivo a una de nuestras reivindicaciones más fundamentales en el caso de un cliente nuestro, un Juez en activo que había denunciado una trama de corrupción en el partido judicial en el que él era Juez decano.

 

Al margen que esa noticia ha podido seguirse en numerosos medios de comunicación advirtiéndose como, al parecer, un fiscal de dicha demarcación territorial tiene un chalet que no se encuentra acorde con la normativa, me gustaría que desde el despacho del abogado José María Garzón hiciéramos un análisis sobre las relaciones interdependientes que enlazan la política con la justicia que en nada ayudan al clima de confianza que deben los ciudadanos tener con este sector de la vida pública que se llama Justicia con mayúsculas.

 

¿Favorece por ejemplo a la idea de neutralidad, de la que advertimos con anterioridad que no estamos haciendo una imputación de conducta desviada de la recta impartición de Justicia, el que un fiscal al que se le imputen unas conductas delictivas por un Juez de su demarcación no presente su abstención en los procesos en los que ambos puedan formar parte? Y todos los subordinados de los que de el dependan y que pudieran tener interés en el pleito.

 

¿Es lícito por parte de un Tribunal de Justicia que una vez solicitada la recusación de alguno de sus miembros se siga el proceso sin dar contestación escrita a tan importante óbice procesal?

 

Hacemos inversiones millonarias desde nuestros poderes públicos en barómetros de opinión encargando dichas cuestiones a importantes empresas estadísticas que obtienen por ello pingües beneficios, el centro de Investigaciones Sociológicas es mantenido con cargo a los presupuestos del Estado aportando su interpretación de nuestra sociedad, existen numerosas jornadas y foros donde aportan sus críticas y soluciones especialistas en la materia, se mide la confianza que los ciudadanos tienen en la justicia y demás instituciones de referencia, se mide la calidad democrática de nuestra sociedad, incluso reputadas instituciones no gubernamentales (léase Transparencia Internacional o la Plataforma Cívica por la Independencia Judicial) detectan la necesidad de afrontar una mayor separación de poderes y conseguir una menor influencia de los partidos políticos en los distintos órganos de la Administración y en especial en la Administración de Justicia; pero, ¿no sería más fácil que acciones como las que anteriormente advertimos tuvieran un mecanismo de autorregulación que no dependiera de que un particular, por muy técnico que fuera, tuviera que querellarse y querellarse hasta la extenuación para que cuestiones como éstas fueran resueltas?.

 

jose maria garzon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *