Jose Maria Garzon comenta la responsabilidad medica

jose maria garzon
jose maria garzon carta despido
30 abril, 2017
jose maria garzon
Jose Maria Garzon analiza la responsabilidad medica segunda parte
15 mayo, 2017
jose maria garzon

jose maria garzon

LA RESPONSABILIDAD PENAL MÉDICA DERIVADA DE LA PRODUCCIÓN DE UN RESULTADO POR EL ABOGADO JOSÉ MARÍA GARZÓN.

 

Desde el despacho del abogado José María Garzón Flores hemos decidido escribir en nuestra entrada de hoy acerca de las reclamaciones referentes a la responsabilidad por una mala praxis sanitaria, haciendo especial hincapié en aquellas que nuestra legislación recoge dentro del derecho penal.

 

Así el abogado Garzón destaca que todos los delitos referentes al tema que nos ocupa tienen algo en común y ese algo es el hecho de la actividad incorrecta del profesional sanitario que provoca un resultado lesivo.

 

Así, en los despachos de abogados, y el del abogado Garzón no es una excepción, observamos como cuando una persona cree haber sido perjudicada por la actividad de un profesional de la medicina acude a nosotros en busca de consejo, para lo cual lo primero que debemos de hacer es solicitarle toda la documentación médica de la que disponga, tanto la referente al hecho que va a desencadenar la reclamación como todas aquellas concomitantes pues de ella pueden surgir elementos que pudieran servir para descartar una u otra dirección de los correspondientes estudios periciales y sus consiguientes reclamaciones judiciales, tanto en la vía penal como en la vía civil o administrativa.

 

Observamos pues, afirma Garzón como la opinión del facultativo resulta no solo recomendable sino esencial para que el paciente y el abogado podamos decidir. Gran peso de estas reclamaciones recae en este tipo de profesionales.

 

Resulta también trascendente a la hora de reclamar en el Juzgado conocer qué tipo de prestación es la que ha unido a médico y paciente, si el marco en el que se desarrolla es en el de la medicina privada, o por el contrario se realizaron en un centro de la medicina pública o a medio camino de los dos fue en un centro privado concertado, sobre todo para decidir sobre la jurisdicción que ha de conocer, controlar los plazos de prescripción, desiguales en uno y otro caso, o prever la necesidad de efectuar una reclamación previa tasada como puede ser la administrativa que habrá de cumplir unos requisitos de formalidad determinados.

 

Será también determinante en algunos casos el estudio de las hojas de enfermería , la medicación aplicada, las analíticas y las pruebas diagnósticas.

 

A la hora además de centrarnos en el estudio de la trascendencia penal del hecho debemos tener en consideración que, en cuanto que se trata de delitos de resultado, pueden ser cometidos tanto por acción como por omisión, lo que obliga a estudiar las peculiaridades básicas de la morfología de esta estructura delictiva y la aplicación a nuestro supuesto práctico pues del resultado de dicho estudio derivan caminos muy dispares.

 

En segundo lugar,  y dada la experiencia profesional del despacho del abogado Garzón, y dado que lo habitual en la práctica sanitaria es que las conductas constitutivas de delito que realice el sanitario se deban a su negligencia o descuido, conviene realizar un breve recorrido por las cuestiones básicas relacionadas con este título de imputación .

 

Así diferenciaremos entre la acción y la omisión como originadoras de la responsabilidad penal médica, que por lo general la conducta del profesional de la medicina que se suele someter a la consideración de los tribunales haya consistido en un comportamiento activo, esto es, en la realización de una conducta perceptible por los sentidos que produce una modificación del mundo exterior. Ejemplo: Cirujano que amputa la pierna sana del paciente, y no la afectada por la enfermedad.

 

No obstante, lo mas habitual es solicitar una responsabilidad penal por una o varias omisiones. Básicamente, ello puede tener lugar por dos vías distintas:

 

– Los delitos de omisión pura o propia y,

– Los llamados delitos de omisión impropia o comisión por omisión.

 

En otra entrada posterior del blog del abogado José María Garzón Flores desarrollaremos en profundidad todos estos conceptos pero puede servirnos como introducción para entender el alcance de este tipo de asuntos en los despachos profesionales.

 

Ciertos compañeros corren prestos a presentar las correspondientes reclamaciones judiciales sin haber recabado toda la documentación o sin haber estudiado con profundidad dichos soportes documentales, sin haberlos sometido al criterio de un profesional de la medicina con un bagaje profesional lo suficientemente amplio en los Juzgados y Tribunales que pueda defender su opinión pericial, a sabiendas de que este tipo de asuntos va a requerir un nivel de tecnificación muy alto puesto que con quien nos toca luchar son grandes corporaciones médicas o con la Administración que van a disponer de un elenco apabullante de profesionales para poder desdecir nuestra opinión jurídica, sin que digamos ya nada sobre el consabido apoyo gremial a este tipo de profesiones siendo muy difícil encontrar un perito que no disponga de ninguna vinculación con dichos sectores y que pueda deponer ante Sus Señorías con toda la tranquilidad de no verse condicionado por nada ni por nadie.

 

jose maria garzon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *